500DoS

Muchos recordamos aquél momento en que Ryan Gosling besa apasionadamente a Rachel McAdams bajo la lluvia en The Notebook, o cuando Jack lleva a Rose a la proa del Titanic y siente que está volando, o Michael Vartan corriendo hacia Drew Barrymore en el estadio de béisbol en Jamás Besada. Todas estas escenas tienen algo en común: no solo están cuidadosamente fabricadas para causar un alto impacto emocional, sino que crean una versión idealizada de lo que es el amor verdadero.

“Algún día llegará la persona adecuada en el momento más inesperado, la que te mueve el piso”, nos siguen diciendo las redes sociales, blogs, tu familia, tus amigos. Esta búsqueda imparable para conseguir “The One” la tenemos arraigada desde que desarrollamos un interés sexual y romántico. Estamos constantemente abrumados de información sobre cómo debería ser la pareja perfecta, la relación perfecta, el momento perfecto para decirle que quieres tomar las cosas en serio.

Vas a la librería y fantaseas con que el amor de tu vida estará en la sección de misterio ojeando la novela que leíste hace dos semanas, la cual será una razón para iniciar una conversación donde descubrirán que tienen mil cosas en común y al final su número terminará en tu directorio.

Las posibilidades de que tal cosa ocurra son mínimas, pero las películas no te van a mostrar las tres horas que pasaste en Tinder buscando la cita que tuviste en un bar donde los cócteles eran una mierda, el baño no tenía papel y a pesar de que te quedaste más de un minuto mirando al televisor durante un silencio incómodo, se besaron al final.

El problema está cuando nos decepcionamos porque la persona con la que estábamos saliendo no nos dice cosas bonitas 24/7, o porque no te declararon su amor el 14 de febrero con un peluche gigante, una rosa y un TE AMO escrito en la orilla de una playa. Nos dejamos llevar por estos ideales ridículos, a veces imposibles de alcanzar.

Sales con alguien y un mes después sientes que algo falta. Tal vez pienses que la química no es lo suficientemente fuerte, pero es muy probable que la idea que tengas sobre el amor esté afectando cualquier intento de iniciar una relación. Por esta razón, nunca estás conforme con nadie. No das suficiente tiempo para llegar a conocer realmente a alguien por no cumplir una serie de expectativas absurdas.

Sigues viendo películas románticas pensando cuando llegará esa persona que te enviará mensajes forzados de buenas noches todos los días, que te dirá que te ama cada cinco segundos y que te cocine la tocineta perfecta cada mañana. Esta búsqueda irracional del hombre perfecto o la mujer perfecta arruina cualquier posible relación significativa que pudiste haber tenido con aquella persona que dejaste de ver al no cumplir con tus ideales poco realistas.

Tu vida amorosa se convierte en una decepción constante, fallando miserablemente en la cacería de alguien que no existe.

Por mucho que quieras que te declaren su amor bajo la lluvia, la melodía con violines, la iluminación perfecta y las palabras adecuadas serán reemplazadas por el soundtrack de gandolas, carros, gritos, el olor a mierda de perro emanando del suelo y cien frases románticas resumidas en tres.

El cine nos hace creer que estar enamorados es que nuestra vida corra alrededor de esa persona, que dejemos todas nuestras responsabilidades para verla, que respondamos los mensajes de texto instantáneamente, que nos hagamos los desinteresados para pretender que no nos gusta tanto. Todas estas reglas y expectativas ridículas del dating moderno hacen difícil algo que debería ser natural y orgánico.

No es hasta que dejas los juegos estúpidos que muchas ansiedades e inseguridades desaparecerán. Mientras menos expectativas te hagas, mejor fluirán las cosas.

Es hora de que dejes de perseguir la perfección y aceptes que siempre existirán debilidades. De dejarte llevar por publicaciones en Facebook con párrafos románticos infinitos que no muestran lo que pasa a puertas cerradas, fotos en Instagram tomándola de la mano en una playa con aguas cristalinas. De que entiendas que incluso si el romance está presente al inicio, llegará el momento donde la intensidad disminuirá considerablemente, y ahí es cuando te darás cuenta si es amor verdadero o no.

Al conocer a alguien nuevo, es tu decisión ceder en algunos aspectos de su personalidad, o desechar a las personas por no cumplir con tus expectativas y llegar a los 40 preguntándonte por qué sigues solo.

  • Ingresa tu email para recibir notificaciones de nuevos posts

    Sendo beta.

    Join 863 other subscribers

4 Comments. Leave your Comment right now:

  1. by Gustavo Tapia

    Por eso es tan importante ahora mas que nunca poner la mirada sobre el mundo real y entender que peliculas y redes sociales solo deben ser un pasatiempo o un trabajo, pero no una referencia de como debemos manejar nuestras vidas. Hay gente haciendo cosas maravillosas cada dia y eso podemos verlo solo al salir en la calle, no necesitamos googlearlas. Saludos Alejandro, se te extraña.

  2. by Grey

    Tenía tiempo sin leer algo que me hiciera sentir algo. ¿Has pensado en escribir libros?

  3. by Ayerim

    Ey! De casualidad me metí en twitter, vi el link y le di click.
    Está muy cúl lo que dices, es muy certero. Vale la pena toparse algunas veces con cosillas como esta que nos recuerden que hay muchas cosas más allá que no son parte de lo creemos.
    Saludos desde Mérida.
    Aye.

  4. by Jose

    Dude, It’s like you wrote this to yourself! Sera por eso que es tan universal.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>