callecarabobo

En el año 2008, cuando parecía un reptil, pesaba 38kg y el kilo de tomate estaba a 20 bolívares, me encontraba cursando el segundo año de mi carrera Artes Audiovisuales en La Universidad del Zulia. La sede principal quedaba en el sector La Ciega, cerca del centro de Maracaibo, pero algunas clases – aquellas que requerían de movimiento o performance – las veíamos en una especie de salón/teatro en la Calle Carabobo. Un día, en uno de los breaks, estaba sentado en la acera con dos amigos quienes no recuerdo exactamente su identidad. De pronto, vemos una mujer rubia, de baja estatura, aproximadamente 40 años, caminando lentamente hacia nosotros. La mujer se dirige inmediatamente hacia mí.

“¿Ustedes viven por aquí?”, preguntó, mientras se agachaba. Noté sus increíbles ojos verdes y aspecto caucásico y por ende asumí, de forma ligeramente racista, que no pertenecía a la zona. “Somos estudiantes de la FEDA y vemos unas clases aquí”, le respondí. Al enterarse que eramos estudiantes de cine, habló sobre directores. Empezó mencionando a Robert Redford, un popular actor y realizador norteamericano. Spielberg, Kubrick, entre otros. Su pronunciación de los nombres era demasiado perfecta, sin duda no era venezolana. Nos dijo que era de Estados Unidos. No recuerdo la ciudad, pero tenía demasiadas interrogantes. ¿Qué hacía una gringa sola caminando por la Calle Carabobo? ¿Era turista? ¿Todavía hay gente que visita Maracaibo a pesar de los problemas del país?

Mientras seguíamos hablando sobre cine, nos contó que era epiléptica. “¿En serio? Yo también soy epiléptico”, le dije entusiasmado, como si tener una enfermedad en común fuera algo para emocionarse. Al igual que yo, la mujer era epiléptica de nacimiento. Empezamos a hablar en inglés. En ningún punto mis amigos le dirigieron la palabra a la mujer. “¿Sabes que las mentes más brillantes han sido epilépticas? Leonardo Da Vinci lo era. Aristóteles, Isaac Newton, Edgar Allan Poe, todos ellos sufrían de la enfermedad”, dijo, mientras escuchaba impresionado sus conocimientos. “Para ese entonces, no había mucho entendimiento sobre la enfermedad. La gente creía que todo aquél sufriendo un ataque epiléptico estaba poseído por el demonio. A algunos le practicaban exorcismos.”

Las preguntas seguían invadiendo mi mente. ¿Quién era esta mujer y por qué teníamos tanto en común? “Tú estás destinado a hacer cosas grandes. Lo siento y lo veo en ti”, dijo, como si se tratara de Nostradamus reencarnado. A ese punto, empecé a sentir que toda la situación era extremadamente inusual, pero logré mantener la conversación. Me preguntó cuál era mi género cinematográfico favorito, por lo que hablamos de ciencia ficción por un buen tiempo. Discutimos sobre Blade Runner hasta llegar al punto del debate moral sobre robótica, y cuales serían las posibles consecuencias si alguna vez podríamos lograr singularidad, una hipótesis que implica un futuro donde los robots con inteligencia artificial llegarán a un nivel tan avanzado que serán capaces de sobrepasar la inteligencia humana.

Hubo un momento donde me olvidé de que mis dos amigos estaban allí. Es decir, nunca aportaron nada a la conversación incluso cuando hablamos en español. Estaba tan hipnotizado con esta mujer tan peculiar que por un momento mi entorno se volvió inexistente. Lo extraño no solo era el hecho de que había una norteamericana vagando en la calle Carabobo de la nada, sino que compartiéramos tantas cosas en común y que haya mostrado un interés en mí desde el inicio.

Al rato cambió al español otra vez. “Me tengo que ir, pero fue un placer hablar contigo”, dijo mientras me dio la mano. “Vas a llegar lejos, ya verás”. La mujer siguió caminando y desapareció de nuestra vista. Volvimos al salón y no hicimos ningún comentario al respecto. Cada quien volvió a la rutina.

Por alguna extraña razón, nunca se me olvida ese día. Tengo una idea sobre uno de mis amigos que estaba conmigo ese día y le comenté sobre la mujer, quien nunca nos dijo su nombre, pero no recuerda nada. Quizás no era él, o quizás nunca pasó. ¿Será que todo pasó en mi cabeza? ¿Tuve un breve episodio psicótico? El hecho de que nadie me pueda ayudar a corroborar la historia hace las cosas un poco difícil. Lo que sí es verdad es que, aunque no he ganado ningún Oscar ni Globo de Oro, a finales del siguiente año lancé el primer video de The Alejandro Hernández Show, y gracias a ello he podido lograr muchas cosas que alguien de mi edad raramente puede lograr.

La interrogante si este encuentro pasó o no sigue vigente, pero lo importante es que esta mujer quedó grabada en mi mente y se convirtió en la única persona con quien alguna vez compartí tantas cosas en común en una conversación de menos de 20 minutos.

  • Ingresa tu email para recibir notificaciones de nuevos posts

    Sendo beta.

    Join 863 other subscribers

24 Comments. Leave your Comment right now:

  1. by Anonymous

    Eres un crack… pa lante bicho… no hace falta ser muy Inteligente o pitoniza para saber que te veremos con un liqui liqui en los Oscar.

  2. by Dayana

    Que genial debio de ser… esos momentos en los que se puede hablar con alguien de cualquier tonteria que se te pase por la mente, que te entiendan, te escuchen y ademas aporten sus opiniones, no lo se, siento que ese momento es la felicidad, te entiendo totalmente en ese sentimiento encontrado.
    te sigo desde siempre… eres lo maximo.

  3. by Iriana

    Cuanto mojón mental en un post

  4. by Anonymous

    Claro que si llegaste Lejos! mírate, ahora estas en NY, algo que muchos Venezolanos anhelan con muchísimas ansias y no pueden.

  5. by Anonymous

    Claro que legaste lejos, desde la calle Carabobo hasta NY…

  6. by Daftom

    Eres genial, quiero conocerte cuando vaya a New York.

  7. by Anonymous

    38 kilos? La desnutricion

  8. by Hector

    Si escribes un post o una nota, preguntando por la mujer, y usas la ubicación de Calle Carabobo? (ahora yo tengo curiosidad por saber si la mujer es real)

  9. by Anonymous

    Yo tambien creo que llegaras lejos; sigue adelante.

  10. by Joel

    Alejandro te sigo desde tu primer vídeo en The Alejandro Hernandez Show, es entretenido leerte, ¿Podrias hacer un post sobre como lograste tanto nivel de fluidez con el inglés? O para quienes somos también súper delgados y nos matamos en el gym y tomamos litros de proteína y no observamos cambios ¿Que hiciste para cambiar tanto y tener buen físico?

  11. Saludos Alejandro se que así será, lograrás mucho,creer en ti es lo más importante. Gracias por compartir esa historia

  12. by Anonymous

    La loca entonces *voz de la divaza*

  13. Desde que saliste con the Alejandro Hernandez show, te he seguido, y me encanta el tipo de persona que eres y como, a pesar de todo, también haz salido adelante y como tus éxitos se han mostrado. Nada mejor que encontrarse con una persona que de la nada parece ser que te conoce de toda la vida. Eres una gran figura para mi, y de verdad, espero algun dia lograr lo que tu hoy eres. Un gran abrazo!

  14. by Vanessa F.

    Alejandro, algunas veces he escuchado que no existen las casualidades sino las causalidades; yo creo al igual que la mujer de la que haces referencia en tu historia llegarás lejos, apenas estas empezando a demostrar tu talento y sobretodo a preparar y dedicarte a lo que más te gusta. Enhorabuena y sigue adelante!

  15. by Octavio

    Celebro ( y disfruto ) tu manera de escribir.

    • by Alejandro Hernández

      Gracias!

  16. by PedroPerez

    Estas demasiado alienado, todo lo que es norteamericano, rubio ojos azules te ciega. Por cierto no conozco al primer epiléptico venezolano que la hayan hecho un exorcismo, no sé en qué parte de Maracaibo vivías. Demasiado brainwashed para mi gusto, es triste, porque tienes talento. Un saludo.

    • by Alejandro Hernández

      Creo que leíste mal. La mujer me estaba contando que en los tiempos de Leonardo Da Vinci, la gente creía que la epilepsia era una posesión demoníaca.

      • Lee la noticia de hace una semana, de un joven de 20 años de edad esquizofrenico y epiléptico mato a su madre y a su abuela luego de que brujas de su pueblo le realizaran un “exorcismo”. El joven fue diagnosticado de esquizofrenia en Caracas desde hacia 6 años pero su madre decidió llevarlo a que le hicieran un exorcismo. El suceso ocurrió en MACHIQUES, así que no estas lejos de la realidad.

        • Con esto no estoy diciendo que sea cierto lo de la posesión demoníaca, pero la gente de pueblo, por ignorancia lo puede llegar a creer

    • by Andrés Laudi

      Webon, da vergüenza ser compatriota tuyo

      • by Juan

        Da vergüenza leer un comentario tan vacío e ignorante ante el trabajo y esfuerzo de otro. Aunque no comparto todos mis gustos con Alejandro Hernandez, no puedo aparecer de la nada y menospreciar su trabajo (pregúntate primero qué haces tú). Ni siquiera entiendo para que entran a su blog.

        Seamos proactivos, Andrés.

  17. by Raúl

    Nuestro Mr. Robot.

    • by JJ

      jajajajajajajaja por ahí va la cosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>