1

Impacto de asteroide en el Lago de Maracaibo

asteroidelago

Uno de los escenarios que genera más miedo en el maracucho es que se forme un tsunami en el lago de Maracaibo. Lo que muchos no saben es que esto es casi imposible, a menos que en la ciudad ocurra un terremoto muy alto en la escala de Richter, o que inviten a Adele al prestigioso Festival de La Orquídea y se ponga a bailar gaitas, cosas que nunca se han registrado en la historia. Lo que definitivamente puede causarlo es el impacto de un gran asteroide en alguna parte de la ciudad donde haya agua, es decir, dentro del pipote que usas cuando se va el agua el lago.

Dicho tsunami arrasaría primero con las 134 pilas del icónico puente General Rafael Urdaneta, impidiendo que maracuchos viajen a La Puerta para escapar del sol infernal y evitando que la población wayúu nos siga invadiendo con el propósito de traficar productos de primera necesidad. En Venezuela, desde el nuevo milenio, la mala suerte se ha desenfrenado a tal extremo que la ley de la probabilidad indica que en tal caso de que los científicos de la NASA detecten un asteroide en la atmósfera terrestre, las coordenadas exactas apuntarían hacia el lago de Maracaibo. Esto sería una muestra más de la mala suerte que abunda en el país, mientras la población sigue esperando el perfecto tiempo de Dios.

Véase también: ‘Mi experiencia con la religión, y por qué nunca me lo creí”

 

2

Brote zombi en la Península de La Guajira

zombiesinamaica

Si hay algún lugar en Venezuela donde se propagaría un virus de este tipo, sería en la La Guajira. De hecho, su población es considerada por muchos maracuchos como “una plaga”, así que no cabe duda que de aquí saldría el paciente cero. Además de los síntomas típicos de zombificación, los undead presentarían otra serie de síntomas fuera de lo común: atracción repentina hacia empaques de productos de primera necesidad (ya no solo será el producto en sí, sino que se conformarán con tener la bolsa), serán sensibles al olor refrigerado que abunda en los supermercados, por lo tanto, dichos establecimientos estarán repletos de zombis. En tal caso, -para confundirlos- recomiendan esparcir aceite vegetal (SÓLO MAZEITE) sobre el cuerpo de los infectados en caso de no tener disponible un arma de fuego.

Aceites como Vatel o el aceite de oliva y de canola no funcionarán. También se pueden distraer con piezas de pollo o, en su defecto, alguna parte del cuerpo de la controversial cantante norteamericana Miley Cyrus. Para mantenerse informado, Twitter sería la mejor opción, en caso de que la televisión nacional reporte que la invasión zombi no es nada más que el rodaje de la tercera temporada de la serie The Waking Dead. Recomiendan subir fotos a Instagram de los sucesos, siempre y cuando tengan exceso de hashtags.

Véase también: ‘7 cosas que la gente debería dejar de hacer en Instagram”

 

3

Sobrecarga de electricidad (o saboteo extremo)

sobrecarga

Imagínense si alguna vez nos quedamos oficialmente sin electricidad. Los caraqueños finalmente podrán entender este extraño fenómeno para ellos, pero muy familiar para el resto. Estaríamos viviendo un remake de aquella buenísima telenovela mexicana, Amor Real. Los maracuchos y aquellos que tienen las 4 estaciones (Verano light, verano normal, verano arrecho y verano cachúo) sufrirán las peores consecuencias: cáncer de piel, quemaduras de primer y segundo grado, escasez de protector solar, entre otros. Habría total caos en las calles, pero disminuiría el robo de celulares y electrodomésticos.

 

4

The rapture (Arrebatamiento)

RaptureSambilCaracas

Según Wikipedia, el arrebatamiento “hace referencia a la ascensión a los cielos dada por Jesucristo a sus discípulos tras su prometida Segunda Venida, momento en el cual Jesús rescataría a los salvados o escogidos, llevándolos a los cielos junto a los resucitados”. Pero ¿cuál es el catch? No todos se salvarán. Aquellas personas que decidieron botar el papelito de Bon Ice por la ventana del carro (producto ahora descontinuado por supuesto contenido de sudor de vendedora del centro con colorante), aquellos que estando en la calle prefirieron escuchar música mediante el altavoz de su celular en vez de comprarse unos audífonos, aquellos que se ponen de primero en la cola y uno como webón se deja (los webones entrarán al reino de Dios), los que van al gimnasio y a centros comerciales en Crocs y sobre todo aquellos trabajadores/empresas que ofrecen una terrible atención al cliente.

Todavía tienen salvación. El cambio está en ustedes.

 

5

Control total de los malandros

Malandros

Este podría ser considerado uno de los escenarios apocalípticos más realistas y tangibles, pero la situación podría tornarse aún peor. Imagínense una Venezuela distópica donde la inseguridad llegó a tal extremo que ya casi ni se puede salir a la calle y los mismos malandros tumbaron al gobierno. Ya no hay control, excepto por los tukkys. Yajaira Elizabé sería nuestra primera dama junto a ‘Maikol El Rompeconcha’ (según su Facebook).

Aumentaría la contaminación sónica por la presencia de motos en la calle. El único método de transporte disponible sería mototaxi, siempre y cuando les des un celular como parte de pago. No circularían automóviles, ni bicicletas, ni carritos de cepillao, solo motos. “Yo te lo dije” de J. Balvin sería declarado como himno nacional, y nuestro lema sería alguna frase fortalecedora de un autobus. Antes casi no se cumplían las leyes, pero en este escenario hipotético, no se cumplirían en lo absoluto.

Compartir:

[sharethis]

 

COMPARTE ESTE POST
  •  
  •  
  •  
  •  
  •