“I DID IT FOR ME.”

*SPOILERS. NO LEER SI NO HAS VISTO EL EPISODIO.**

Y así, señores, es como se termina una serie. Sirvió para quitarme el mal sabor en la boca que dejó el de Dexter, pero no quiero hablar de eso.

 

Breaking Bad empezó interesante, aunque nunca nos imaginamos que la trama daría para tanto. Y bien equivocados que estábamos. Tenía potencial, pero no fue hasta “Crazy Handful of Nothin'” (aquél donde lanza el cristal en la oficina de Tuco y explota) que empecé a imaginar en que direcciones podían llevar la historia luego de que la transformación de Walt a Heisenberg se empezó a poner en marcha.

 

La serie no había terminado de enamorarme, sin embargo. Luego llegó “Grilled” (el segundo de la segunda), el que considero el primer episodio realmente tenso. Ahí me partí pues, Breaking Bad y yo decidimos tomarnos las cosas en serio. De ahí en adelante fue escalando hasta alcanzar el título de una de las mejores (¿o la mejor?) serie de todos los tiempos.

bbwalt

Una de las cosas que más me gustó de esta última temporada es que cuando dejaba un cliffhanger, el próximo episodio continuaba de una vez. Ni un segundo fue malgastado. Todo fue perfectamente planeado. Felina empieza con Walt montándose en el carro para ir a desarrollar su plan, mientras veíamos las luces de la policía y de una vez entregándonos un momento -aunque pequeño- de tensión. A pesar de ser un hijo de puta, yo siempre quise a Walt. A Heisenberg lo admiraba en sus momentos de genio y bad-ass, y lo odiaba cuando su ego tomaba posesión de él, y sobre todo cuando manipulaba a Jesse, quién fue el personaje más afectado a la larga. Más salado que una empanada de De Candido, Jesse también sufrió una transformación y fue mi personaje favorito. Ya no puedo escuchar la palabra “bitch” sin que me venga un flash de su cara.

 

Cuando Walt llegó a casa de Gretchen y Elliot me asusté porque pensé que les iba a hacer algo, aunque sabía en el fondo que ese no era su propósito. Hacer eso no tenía sentido. Y así fue, una simple amenaza que estuvo medio distraída por las orejas de Elliott, pero no le voy a restar puntos por eso, claro.

 

La forma en que Walter terminó con Lydia fue genial, su adorado “Stevia” terminó acabando con su vida, y terminó el gran misterio de la ricina. Lydia nunca me cayó bien, no porque el personaje estaba mal desarrollado (no es así) sino por su personalidad.

 

Me encantó esa última aparición de Badger y Skinny Pete. Antes de empezar el episodio tenía miedo, en serio. Cualquier cosa podía pasar. Quería que terminara pero a la vez no. Fue una sensación extraña que me imagino que muchos de ustedes estaban sintiendo en ese momento. Badger y Skinny sirvieron de alivio para la ansiedad con la que había empezado el episodio, pero una de mis escenas favoritas fue la de Skyler y Walt.

 

Finalmente admitió que todo lo hizo por él. El asunto con la compañía Gray Matter y Gretchen/Elliott fue lo que desencadenó todo en primer lugar, ese fue el punto de quiebre para Walt, más que la necesidad de mantener a su familia o pagar sus tratamientos. Fue una cuestión de ego, de superación. De poder, de control. Skyler fue probablemente el personaje más odiado de la serie, pero yo nunca la odié. Ella tenía todas las razones del mundo para actuar como actuaba. Intenten ponerse en su zapatos por un momento.

 

Luego Walt llega a la casa donde está el tío Jack y el resto de los neo-nazis y la maldita escoria de Todd, el momento más tenso del episodio. Vimos a Jesse totalmente destruido, fue doloroso porque fue el que llevó más golpes.

http://alejandrohernandez.xyz/wp-content/uploads/2013/09/jesseetooddd.jpg

Yeah, bitch! Strangling!

 

Véase también: ‘Top 10 episodios de Breaking Bad”

El personaje de Jesse necesitaba catársis. Fue excelente ver como mató a Todd. Es algo que nosotros como audiencia necesitábamos ver para quedar totalmente satisfechos.

 

También me gustó como jugaron con el destino de Walt. Cuando Jesse le apuntó si creí capaz de hacerlo y cuando se montó en el carro por un momento me pasó por la cabeza que era capaz de atropellarlo, pero que bueno que no fue así. Walter ya era hombre muerto de todas formas y Jesse lo sabía.

 

Supongo que muchos captaron la semejanza entre la toma final de Felina y la toma final de Crawl Space. Breaking Bad siempre le prestó atención a los detalles y este fue uno de los mejores.

 

Estoy muy satisfecho con este final, pero para mí la serie terminó en realidad con el episodio 14 (Ozymandias), el mejor de todos. Como comentaba hace días, Ozymandias fue una bomba que explotó todo lo que Walter ha causado desde su transformación, y cerró las tramas más importantes. Cerró todo lo que se había estado construyendo a través de los años. El siguiente, Granite State fue postapocalíptico, en el sentido de que estuvo cargado de una innegable sensación de que todo estaba en la mierda. Es la secuela de la tragedia y se exprimió todo lo que quedaba de Walter White. Las decisiones narrativas siempre han dado en el blanco: aquí saben cuando usar música y cuando una escena debe estar en silencio, cuando todo debe explotar y cuando debe tomarse su tiempo, para causar un gran impacto en el momento. Fue un episodio totalmente deprimente. Felina, en cambio, fue un cierre más de personajes que de tramas, pero igualmente excelente.

 

Que buen detalle fue cuando supimos que a Walt nunca le importó el dinero que le robaron. Estuvo ahí para sentirse un poco mejor consigo mismo, sabiendo todo el daño que había hecho. Se dio cuenta de que no hizo nada positivo, y lo único que quería en el mundo fue lo primero que lo traicionó: su familia.

 

No puedo evitar sentir un vacío. Sin duda Breaking Bad me marcó, y eso lo saben los que me siguen en Twitter por todas las veces que la recomendé y hablaba de ella. Le doy las gracias al genio Vince Gilligan y a todo el equipo por tan excepcional trabajo, responsables de muchos momentos que me dejaron con la mandíbula en el piso (muerte de Gus Fring) y con las manos en la cabeza (Walter llevándose a Holly en la camioneta en Ozymandias). Gracias por esos momentos de tensión insoportable (el asalto al tren en Dead Freight) y por momentos de absoluto terror (final de Crawl Space).

 

Gracias Breaking Bad.

 

We’ll miss you, bitch.

COMPARTE ESTE POST
  •  
  •  
  •  
  •  
  •